“Dios, de existir, sería mujer”. Lo dijo el premio Nobel de Física Leon Lederman.
-¿Y como a quién se parecería? –le pregunté.
-A Sophia Loren.
Por supuesto, Dios –de existir- se manifiesta en todo. Una prueba de su existencia es el aroma de las flores, los copetes de las olas, el espectáculo del amanecer, la belleza de las […]

Lee poesía amorosa.
Empápate de la flecha de Cupido cuando se hace verso. Imagina que siembras un durazno con el nombre amado. Habla de la boca que no tiene inconveniente en susurrar el misterioso viento del deseo. Recuerda en el perfil de la montaña a tu pareja suavemente recostada.
Di, como André Breton: tus nalgas de espalda […]

Mi mujer es la ternura desatada. Frecuenta el beso que no se olvida y el dominio de la mirada que me ordena detener mi paso vagabundo, mi transcurrir legendario por los siete bares, mi devoción por el irresistible canto de las sirenas, para ser el bendito rehén de su piel y sus caprichos de hembra […]

Llevo rato pensando: no me gusta mi país. Llevo un rato con el poema “Alta traición”, de José Emilio Pacheco –quien festeja setenta años de una enorme sensibilidad y lucidez-, revoloteándome como una mosca tenaz en la cabeza. “No amo mi patria”, afirma el poeta. “Su fulgor abstracto/es inasible”. Cada vez lo es más. La […]

No seas tan mediocre como para creer que el universo entero es una oficina.
O una cocina, plumero y estropajo. O el insomnio de la preocupación y el sudor de la frente.
Tu vida es mucho más. Aparte, es la única que tienes.
¿Cómo quieres vivirla? ¿Sufriéndola? ¿Gozándola?
Nadie te preguntó por la vida que querías, es cierto. Tal […]

“Moriré. Pero eso es todo lo que haré por la muerte”, escribió Edna Saint Vincent Millay. No hay más. Dejar de respirar y despedirse del mundo. Qué lata, qué miedo, que flojera y qué gran inconveniente. Vivir para qué, si nos espera la tumba fría, estos ojos que se comerán los gusanos, esa carne achicharrada […]

Se debe vivir de modo que se tenga, en el momento oportuno, la voluntad de morir, dijo Nietzche. Algún día nos tocará la huesuda, la desnarigada. Y, aunque uno nunca nace completamente, aunque uno nunca muere completamente, ese día llegará. ¿Por qué no te preparas y escribes, por ejemplo, tu propio epitafio, las palabras luminosas […]

La mujer que yo amo tiene la belleza exacta y el corazón en su sitio. Es implacable en su ternura, luminosa como una fe intacta, contundente en sus deseos de vivir hasta que la vida sea vida, y un poco más. La admiro por su condición de reina que abdica al trono de la existencia […]

“Te mando el mejor beso que puedo, y tan largo como tú quieras”, le escribió Simon de Beauvoir a Nelson Algren. “Si quieres saber con exactitud cuánto te quiero, tienes que sacar la cuenta de las veces que he empleado una letra: cuántas veces la a, cuántas veces la b, etcétera. Toma ese número, multiplícalo […]

La vida es el pequeño guión
entre tu fecha de nacimiento y la de tu muerte
Marisa Escribano
“¿Acaso no es una crueldad demasiado grande jugárselo todo en una sola existencia?”, como se pregunta Susanna Tamaro. Si pudiéramos enmendarla, corregirla, la vida sería perfecta. No lo es. No hay escuelas para la vida, sólo la vida misma. […]

siguientes »